Inicio / Cine / Zsa Zsa Gabor: Con ella llegó el escándalo

Zsa Zsa Gabor: Con ella llegó el escándalo

La actriz Zsa Zsa Gabor, fallecida hoy en Los Ángeles (EEUU) a los 99 años, fue una de las primeras artistas en ganarse el término de “celebridad”, tras haber saltado a la fama por sus películas pero, sobre todo, por sus escándalos y sus nueve maridos.

El rey del cine mudo Charles Chaplin, el magnate hotelero Conrad Hilton, el actor George Sanders o el “playboy” dominicano Porfirio Rubirosa fueron algunos de los hombres con los que mantuvo apasionados idilios o breves y tormentosos matrimonios.

Sus escándalos no se limitaron a sus aventuras amorosas.

Dieron qué hablar también sus peleas en público -llegó a las manos con la actriz Shelley Winters- o sus enfrentamientos con las autoridades, como cuando en 1968 abofeteó a un policía que acudió a detenerla al aeropuerto de Palma de Mallorca (España) por haberse marchado sin pagar de un hotel.

Firme creyente de la escuela del “mejor que se hable de ti aunque sea mal”, fue una invitada frecuente de los programas de humor y de cotilleos en televisión dispuesta a autoparodiarse sin piedad, como hizo en la película “Agárralo como puedas 2 1/2”.

Hay quien habla de Gabor y sus hermanas (Magda y Eva) como las pioneras del “papel cuché”, antes de la llegada de las Hilton o las Kardashian, ya que, según describía el periodista Merv Griffin en su autobiografía, “irrumpieron en las páginas de sociedad y en las columnas de cotilleos tan de repente y con tanta fuerza que parecían haber caído directamente del cielo”.

En los últimos años, sin embargo, fueron sus problemas de salud los que la llevaron de nuevo a las primeras páginas. En 2002, sufrió un accidente de tráfico que la postró para el resto de sus días en una silla de ruedas, y en 2005 una apoplejía.

Desde entonces, sus ingresos en hospitales por problemas de salud fueron constantes. Se fracturó la cadera izquierda en julio de 2010 y meses después, en 2011, le tuvieron que amputar la pierna derecha por una infección que llegó a poner en peligro su vida.

Nunca volvió a hablar con los medios de comunicación, y cuando tenía algo que transmitir lo hacía a través de su último marido, el príncipe alemán Frederick von Anhalt.

Nacida en 1917 en Budapest como Sari Gabor, compitió cuando tenía 16 años por el título de Miss Hungría. Poco después se casó con el primero de su largo elenco de maridos, el diplomático turco Burham Asaf.

En 1941 viajó a EEUU para asistir a la boda de su hermana Eva en Los Ángeles, donde vivió un corto romance con Chaplin y se divorció de Asaf. Poco después conoció a Conrad Hilton, su segundo esposo, con el que tuvo una hija, Francesca, y del que se divorció a los cuatro años de matrimonio, en 1946.

Su tercer matrimonio llegó en 1949, con el actor George Sanders, con el que permanecería casada seis años.

Tras esa boda comenzó su carrera cinematográfica, que la llevó a rodar películas como “Moulin Rouge” (1952), de John Houston, donde interpretaba a una modelo del pintor Toulouse Lautrec.

“Lili” (1953), “La Chica del Kremlin” (1957) o “Sed de mal” (1958) fueron algunos de sus éxitos de taquilla.

Mientras tanto, continuaban sus amoríos con nombres como el multimillonario Howard Hughes, el actor Frank Sinatra, el depuesto rey Faruk de Egipto o incluso el presidente de EEUU John Kennedy, al tiempo que aumentaban sus colecciones de diamantes y automóviles.

No es de extrañar, pues, que en 1958 se llevara el Globo de Oro a la actriz con más glamour y que años atrás, en 1952, fuera candidata a los Emmy en la categoría de personalidad más destacada.

Sonado fue también su tormentoso romance con Porfirio Rubirosa, con el que convivió una temporada. En una ocasión admitió que el playboy la había golpeado y dejado un ojo morado por decir que seguía enamorada de su exmarido, y comentó que “un hombre sólo pega a una mujer si la quiere mucho”.

En 1964 contrajo matrimonio de nuevo, con el financiero Herbert Hunter, al que seguiría dos años más tarde el magnate del petróleo Joshua Cosden y, en 1975, Jack Ryan, creador de la muñeca “Barbie”.

Un año más tarde conseguía el divorcio de Ryan y se casaba con su abogado, Michael O’Hara.

En 1983 tendría lugar su matrimonio más fugaz, con el mexicano Felipe de Alba, que duró tan sólo una semana y que acabó en anulación entre múltiples reproches e insultos mutuos que hicieron las delicias de la prensa amarilla.

Su matrimonio más duradero fue el último, con el misterioso Von Anhalt, del que se rumoreaba que había estado al menos quince veces a disposición judicial. Ambos contrajeron matrimonio en 1986 y siguieron casados hasta la muerte de la actriz.

En cuanto a citaciones judiciales, Gabor emuló al menos en una ocasión los rumores sobre su marido. En 1989 abofeteó a un policía estadounidense que le había dado el alto por exceso de velocidad en las afueras de Los Ángeles.

La actriz, que conducía con el permiso caducado y llevaba una botella de whisky abierta en la guantera, fue condenada a tres días de prisión y 120 horas de trabajo comunitario.

En 1992 publicó sus memorias, “Una vida no es suficiente”, con jugosas revelaciones sobre sus maridos y amantes.

Mordaz y siempre dispuesta a burlarse de sí misma, suyas son frases como “querido, éstos son sólo mis diamantes de trabajo” o “nunca he odiado a un hombre lo suficiente como para devolverle sus joyas”.

EFE



Fuente: La Razón

Sobre Nueva Teleindiscreta

Nueva Teleindiscreta
La Nueva Teleindiscreta llega para ofrecerte de una manera diferente todas las noticias relevantes. Un proyecto de futuro en el que queremos comunicar al mundo en español las noticias de cualquier ámbito.

Ver también

Harrison Ford y Ryan Gosling prometen «misterio» en «Blade Runner 2049»

Harrison Ford vuelve a ponerse en la piel del cazador de replicantes Rick Deckard pero …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Close
Síguenos en: